Llámenos

EL FUTURO ES PARA LOS QUE ARRIESGAN

EL FUTURO ES PARA LOS QUE ARRIESGAN

Como muchas historias de bodegas, comienza cuando un buen día dos amigos deciden emprender una aventura juntos, un proyecto común que dé forma a unas viñas, una bodega y unos vinos.

Me podría referir a cualquier bodega que comience con una historia similar, pero hoy quiero hablar de lo que me introdujo de lleno en este mundo del vino y que tanta estima tengo para ellos y sus productos.

Origen e historia de las Bodegas Avugvstvs Forvm

Estoy hablando de Bodegas Avgvstvs Forvm, una pequeña bodega del Baix Penedès donde elaboran vinos y, sorprendentemente, vinagres. Y es a éste último que dedicaremos el post, a los vinagres Forvm, pero antes un poco de historia e introducción. Dentro del término municipal de El Vendrell y justo en la falda del núcleo histórico de Sant Vicenç de Calders, Joan Roca compró en 1983 un terreno de 10 hectáreas donde plantó Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet Franc.

Era una pequeña finca a poco más de 3 km del mar y llena de algarrobos y cabañas de piedra seca (típico paisaje de la zona). Un suelo duro, de roca caliza y pobre, ideal para plantar viña y que ésta sufra para dar sus mejores frutos. La finca queda delimitada en su extremo sur por lo que dio nombre a la bodega y a toda la terminología y simbología: la Vía Augusta.

La historia de los vinagres parte de dos hechos clave para entender lo que hoy en día son unos de los vinagres más famosos del mundo: un accidente y unas personas visionarias.

¿Cuánto tardaron en comercializar sus vinos?

Muchos ya sabréis que los primeros años de haber plantado una viña, ésta da una uva de no suficiente calidad para elaborar vinos que puedan salir al mercado. Parte de los vinos que elaboraron esos primeros años eran para consumo propio y la otra parte lo iban almacenando en barricas que dejaron “abandonadas” bajo unos pinos y que cada vendimia iban llenando de vino que no utilizaban. Hasta 1990 que salieron al mercado las primeras botellas de vino de Chardonnay y Cabernet Sauvignon.
Meses más tarde, un día que comían en la bodega con unos amigos, entre ellos había cocineros de la zona y de Barcelona que preguntaron qué había en aquellas barricas bajo esos pinos: “Pues supongo que vinagre después de tantos años en la intemperie” debió contestar Joan.

Ya os podéis imaginar la cara que hicieron los asistentes al probar ese vinagre directamente de la barrica: quedaron maravillados. Pensemos que partían de vinos de Cabernet Sauvignon de cierta calidad y que después de aquellos años de envejecimiento, había hecho poso, una madre del vinagre que le había conferido suavidad y complejidad.

La clave del buen vino es la calidad de la uva y ellos lo sabian

La historia habría podido terminar aquí, pero no. Fueron lo suficientemente astutos, visionarios y valientes de ver negocio y sacar adelante esta arriesgada aventura de elaborar vinagre. Hoy en día encontramos los famosos vinagres de Módena, pero imaginemos lo que suponía a principios de los 90 poner en marcha un nuevo proyecto de elaborar vinagres gourmet de calidad. Destinar capital, esfuerzo y dedicación a hacer un producto que precisamente no gozaba de buena fama y que quizá el mercado no valoraría.

Era de locos… pero qué locura tan deliciosa. Los resultados les han dado la razón. La clave? Ellos lo tienen muy claro: partir de un buen vino y tiempo de envejecimiento.

Mediante el conocido sistema de “soleras y criaderas”, envejecen los vinagres durante años, dando una complejidad y elegancia que pocos vinagres pueden decir. Hoy en día ya cuentan con más de 1200 barricas dedicadas exclusivamente a este fin y ya es la principal fuente de ingresos de la bodega.

Elaboran 3 vinagres envejecidos y 1 de joven, que exportan a más de 30 países y que se pueden encontrar en los mejores restaurantes y tiendas gourmet del mundo. – Forvm Merlot (joven) – Forvm Chardonnay (3 años solera) – Forvm Cabernet Sauvignon (8 años solera) – Flavivs (de Cabernet S. y 20 años solera). Son vinagres que bien se pueden utilizar con una simple ensalada o unos boquerones, como reducir a fuego lento para acompañar los platos más exquisitos, y es que los cocineros más prestigiosos hablan de las múltiples aplicaciones que permiten los Forvm.

Ya para terminar, recomendaros una visita a la bodega para ver in situ donde se elaboran estos vinagres y acabar de entender qué los hace tan especiales… no os perdáis la cata de vinagres al final de la visita!

Hasta pronto y buen provecho!

Deja un comentario